Domingo, 25 de junio de 2006
Se avecinan cambios importantes en la educaci?n de adultos. Los pasos ya est?n dados, s?lo falta empezar a funcionar en el pr?ximo curso. Pero como en tantas ocasiones, la administraci?n educativa acomete los cambios, por otro lado necesarios, sin la participaci?n del profesorado. Y dejando flecos sueltos que los decretos no terminan de hilar. Son muchas las dudas y cuestiones no resueltas de cara al curso 2006/07. Ahora las miradas est?n puestas en septiembre.

Hace poco he le?do el art?culo de Pedro Ram?rez Ortiz, Coordinador Provincial de Educaci?n Permanente de Granada, publicado en la revista Insomnio Insomnio donde analiza los veinte a?os que han pasado desde que comenz? el Programa de Educaci?n de Adultos hasta hoy, y explica la nueva situaci?n en la que quedan los centros. Pero lo m?s interesante de este art?culo es la exposici?n de premisas que plantea para que el cambio sea efectivo: la dotaci?n de recursos humanos y materiales; la coordinaci?n entre centros implicados en la formaci?n permanente de adultos y la coordinaci?n entre las distintas Consejer?as; la formaci?n del profesorado y, por ?ltimo, la implicaci?n de los maestros y maestras en el cambio.

A todo ello se suma una cuesti?n de tipo laboral y administrativa, que aunque pueda parecer un asunto de car?cter sindical, encierra unas ra?ces m?s profundas que pueden horadar la gesti?n de un centro . Queda por resolver el tema de los agravios comparativos entre el colectivo de funcionarios y laborales que trabajan codo con codo en los centros, tales como antig?edad, desplazamientos, cargos directivos..., que en momentos de cambio afloran como viejos problemas no resueltos.

Tags: educación permanente

Publicado por merchegm @ 21:13  | General
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios